.

La besó en la frente, bajó a su nariz, a su boca… y fue descendiendo mientras saboreaba cada rincón de su cuerpo, deleitándose con cada parada. Su piel era tan suave, tan tibia…

روتزه

ZaideIsabel

Descubre “La Maldición de Cavielli” myBook.to/lamaldiciondecavielli

4 comentarios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s