Un camino, un sueño.

Tomaría toda una vida curar las heridas, pero una vida puede que no sea suficiente.

No tengo nada que perder sí no fuese por el gran reto que tengo conmigo misma.

Yo elegí este camino nadie me obligó, pero quede claro que intento ser yo misma.

Una aventura titánica con certeza, considerando mi falta de conocimiento y experiencia.

La vida me ha enseñado que uno aprende a golpes y con fracasos.

Y solo llega la derrota cuando el sueño muere con un último suspiro.

روتزه

Chica

Agradecimiento especial a: Tinta en los dedos

Por concederme el premio:  Premio sin Premio

Mil gracias por tener en cuenta este espacio que es de ustedes.