Puedo fácilmente evocar nuestras tardes de locura en el refugio de los enamorados; nos devorábamos a besos como si el mundo se acabará…

No existía nada; más que nuestros cuerpos. El aliento se nos iba en un último suspiro clamando por nuestro gran amor.

Me pertenecías en cuerpo y alma.

Porque fuiste mío, insaciablemente mío.

Hoy lo recuerdo…

Entre una lágrima y un suspiro.

روتزه

the lovers

Click para escuchar la melodía.

59 comentarios

  1. Melancolía en el recuerdo de un amor en cuerpo y alma. Un pretérico rico, fuerte voluptuoso… Discurso cálido. Cadencia rota: lo malogrado deja su eco: un suspiro distinto, que una lágrima ya manaba.
    Condensación, arte sensible y llana, un compás delicado: lo trágico, bien tratado.
    Gracias por el escrito. Mi buen abrazo.

    Me gusta

  2. Bellos recuerdos Rotze a pesar de que son solo eso…recuerdos,
    pero al final son los que alimentan el alma.
    Saludos soñadora y apasionada 😉
    Gaby

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s