ENTRE DOS MUNDOS

Tambores resuenan al compás del vaivén de caderas, ante la atónita mirada del príncipe de arenas. La dama de la noche observa a la mujer del velo, danzando como cobra seduciendo a su presa.

Arqueo de caderas y brazos serpentean, cautivando al caballero de oriente. El ritmo de la melodía aumenta y un velo desliza dibujando las curvas de una ninfa. El viento seducido por la odalisca, enreda los oscuros cabellos trenzados en hilos de oro.

Cruce de miradas, duelo de fieras, y un vientre ondula al unísono de la exótica sinfonía arabesca. Brazos que alzan rindiendo homenaje a la luna… La ninfa parece volar.

“Entre dos mundos me encuentro, en mis venas llevo parte de ti, parte de mí. Dos culturas opuestas, un solo corazón y un solo sentimiento”.

روتزه

Arabian Nights

 

Harem – Belly Dance