Después de la tormenta

Presiento que la calma viene a mi vida y que la esperanza se asoma por mi ventana. La lluvia caerá como manantial de aguas celestiales y reconfortará las heridas que no terminan de cicatrizar.

Presiento que mañana será un nuevo día y que la luz de madrugada traerá sus caricias de color azul regocijo.

Y será el día que renazca la luz del sol en mi habitación.

روتزه

Caricias color azul