Contemplar el mar

Contemplar el mar

Contemplar el mar es como contemplar a quien se ama
Y el azul de las aguas del pacífico me envuelven
Como las caricias prohibidas de un amor…
Contemplar el mar, es como contemplar aquellas noches de pasión
Entre sabanas blancas, de esas que añoré tantas veces.

Y un torbellino de emociones amenaza en estallar dentro de mí.
Puedo sentirte como el agua con sal en mi piel.
Muy dentro de mí.

Contemplar el mar, es como mirarte a los ojos
Tal como lo imaginamos una vez.